ODONTOPEDIATRÍA

¿Los dientes de leche o temporales ¿son tan importantes para mi hijo?

 

Muchos padres, por falta de información, piensan equivocadamente que ya que los dientes temporales, primarios o “de leche” se van a caer más adelante, no son importantes. Los dientes temporales son importantes por varias razones:

  • Sirven para que el niño pueda masticar y alimentarse apropiadamente y crecer adecuadamente.

  • Sirven para que el niño aprenda a hablar y a pronunciar las letras correctamente.

  • Sirven para dar una imagen de armonía facial.

  • Sirven para mantener el espacio necesario para que, cuando sea el momento del recambio dentario, el diente permanente que va a salir tenga su espacio en la arcada.

Así pues es fundamental la prevención y un diagnóstico temprano de la caries en los dientes de los niños para evitar tratamientos más invasivos

 

¿Cuándo debo comenzar a usar la pasta de dientes con mi hijo?

 

Se recomienda comenzar a usar la pasta de dientes fluorada en los niños cuando estos tengan entre 2 y 3 años de edad. Hasta esa edad, los padres limpiarán las encías y los dientes de los niños usando una gasa húmeda o un dedal de silicona que hace las veces de cepillo dental y que se puede encontrar en las farmacias.

Ya que los niños no adquieren suficiente habilidad manual hasta los 7 años, aproximadamente, los padres deberán supervisar el cepillado diario; por un lado comprobando que la cantidad de pasta no exceda la indicada y, por otro, ayudando a los niños a cepillarse correctamente hasta los 7 años de edad.

 

¿Qué más debo saber del flúor y el cepillado dental?

 

El cepillado dental con pasta con flúor es el método ideal de la salud bucodental del niño, su uso es práctico y barato. Una recomendación muy común es que los dientes de los niños deben limpiarse, por lo menos dos veces al día, durante dos minutos cada vez y se debe indicar a los niños que escupan el exceso de pasta dentífrica y que no se aclaren la boca con agua después del cepillado, por lo menos, durante los 5 minutos siguientes. La vez más importante es por la noche. El cepillado de la noche debe ser la última cosa que haga el niño antes de irse a la cama. Debe evitarse comer después del cepillado y, si por despiste se hubiera comido algo, debería procederse a un nuevo cepillado.

© 2017 by Abedent Clínica.