Ortodoncia Miofuncional



La presencia de maloclusiones se considera como uno de los problemas de salud odontológica más frecuentes.


El sistema cráneo-cérvico-mandibular está formado por los arcos dentales, los maxilares y los músculos masticatorios. Después del nacimiento su desarrollo viene determinado por factores intrínsecos genéticos que predisponen al individuo pero influyen enormemente los factores funcionales tales como respiración,deglución y fonación.


Para alcanzar su máximo desarrollo, el SCCM debe empezar a trabajar inmediatamente después del nacimiento. El recién nacido empieza con dieta líquida (leche y agua), a medida que el niño crece la dieta debe lentamente volverse más sólida.


A los 4 a 5 años, la dieta del niño debe ser dura o semidura y fibrosa: debe incluir 2 frutas y 5 porciones de vegetales al día, y aun más importante, debe masticar y desgarrar pedazos pequeños de carne de diferentes clases sin necesidad que estos hayan sido previamente cortados en pedazos pequeños o molidos.


El crecimiento y desarrollo del sistema cráneo-cervico-mandibular durante los primeros años de vida está orientado hacia la dentición primaria con 10 dientes en cada arco dentario y un sistema capaz de destruir toda clase de alimentos y mantener el espacio suficiente para la erupción de los dientes permanentes en su lugar, sin apiñamiento.

La presencia de diastemas a los 4 a 5 años de edad indican un buen crecimiento y desarrollo.

Otra característica importante que debe observarse en la dentición primaria (dientes de leche) es el desgaste dental. El roce entre los dientes del maxilar y la mandíbula durante la masticación produce el desgaste dental. Por esto, cuanto más dura sea la dieta del niño cuando todos los dientes primarios han erupcionado, mayor será el desgaste dental.


Un niño de 5 a 6 años con atrición (desgaste dental) y diastemas debe ser considerado normal en cuanto a su desarrollo dental.


Si no se ha logrado un buen crecimiento y desarrollo a esa edad porque no fueron estimulados se observan la ausencia de diastemas y la falta de atrición siendo una clara indicación de que el tratamiento tiene que ser iniciado de inmediato.


“TODAS LAS MALOCLUSIONES TIENEN QUE SER TRATADAS EN EL MOMENTO EN QUE SON DIAGNOSTICADAS, NO MÁS TARDE, PERMITIENDO AL SCCM SU CRECIMIENTO Y DESARROLLO NORMAL”.


Por lo tanto las maloclusiones pueden ser tratadas en la dentición primaria (dientes de leche) y mixta si se realiza el tratamiento ideal y se utilizan las técnicas adecuadas como defiende la ortodoncia funcional no como la ortodoncia tradicional que trata ya en dentición definitiva con enfoque solo correctivo.


Por ello estamos muy orgullosos de informaros, que tras recibir toda la formación necesaria, empezamos una nueva etapa con el sistema Myobrace de ortodoncia interceptiva con gran aval científico que estamos convencidos ayudará a la salud de los más pequeños de nuestra consulta.


Para conseguir más información podéis visitar la página www.myobrace.com o concertar cita con nosotros para conocer a tu hijo/a y poderte explicar sin ningún compromiso.

Entradas recientes

© 2017 by Abedent Clínica.